Electrodomésticos
Entretenimiento
Seguridad
Informática
Salud y Belleza
Iluminación
Altavoz inteligente

Qué elegir entre TV y videoproyector

En esta página descubrimos juntos qué elegir entre TV y videoproyector , analizando juntos las diferencias en pocas palabras y haciendo una comparativa entre todas las características a tener en cuenta para tomar una decisión acertada.

Las diferencias en resumen

La creciente difusión de los y proyectores ) y los precios cada vez más accesibles de estos dispositivos han despertado el interés de muchas personas que, por un nuevo hogar o para modernizar un poco sus ambientes domésticos, se encuentran a punto de tener que elegir entre comprar un televisor nuevo o un proyector de video .

Esta elección no es trivial y requiere una serie de evaluaciones para evitar cometer errores costosos.

La primera diferencia fundamental entre y un videoproyector se refiere a la integridad de los dos dispositivos y su funcionalidad: un televisor es un dispositivo electrónico que permite la reproducción directa de diversos contenidos multimedia y que integra todo lo necesario para una experiencia de visión completa. .

Un proyector de video, por otro lado, es un dispositivo que proyecta contenido en una superficie , generalmente verlo.

De aquí es fácil entender que este último requiere toda una serie de conexiones para poder funcionar correctamente, con el fin de crear un sistema completo y usable.

Además, la calidad visual de un videoproyector requiere de precauciones especiales para ser óptima, entre ellas la poca luz de la habitación en la que se encuentra y el espacio disponible (mucho mayor que el requerido para un televisor normal) .

A lo largo de esta página veremos todos los aspectos a tener en cuenta antes de comprar un videoproyector e intentaremos responder a la pregunta » qué elegir entre TV y videoproyector «, centrándonos también en el coste total de un sistema.

TV versus proyector: la comparación

Espacio disponible

La primera consideración importante al decidir si comprar un televisor o un proyector es el espacio disponible en su hogar .

Los te permiten elegir entre una amplia gama de tamaños, con el fin de optimizar el espacio de apoyo, ya sea sobre un mueble o directamente en la pared.

Sin embargo, la cosa cambia si tenemos en cuenta la instalación de un videoproyector; en este caso, de hecho, debemos considerar no solo el espacio en el techo (o en un soporte adecuado) para montar la luminaria, sino también el tamaño de la pared en la que se proyectará la imagen, así como el total longitud de la habitación.

En cuanto a la pared, el cálculo del espacio necesario es bastante sencillo: las mejores láminas para proyectores de vídeo tienen unas dimensiones que van desde los 115 cm (típicamente las de oficinas) hasta incluso más de 2 metros de base.

En otras palabras, si te estás planteando la compra de un proyector en casa, lo mejor es que te asegures de tener una pared con una base de al menos 1,5 metros (mejor 2). Por otro lado, no hay problemas especiales en cuanto a la altura desde el suelo, ya que los techos tradicionales de las casas tienen una altura que permite instalar la tela sin demasiada dificultad, que se puede enrollar (es decir, el tipo más común) o fijo.

La segunda medida a tener en cuenta se refiere a la longitud de la sala : en función del tamaño de la pantalla, la distancia de los sillones y el factor de aumento de la lente, el proyector debe instalarse a una distancia que puede variar de 2 a 5 metros y, en algunos casos, incluso más allá.

Está claro que en la comparación entre televisión y videoproyector, el primero requiere mucho menos espacio y también muestra una mayor flexibilidad para adaptarse a diferentes entornos.

Iluminación de la habitación

Si el tamaño de la habitación es un requisito esencial para instalar un proyector, por sí solo no es suficiente.

Mientras que un televisor proyecta la imagen sobre su propio panel, un videoproyector, por el contrario, proyecta la imagen sobre una superficie blanca que a su vez la refleja hacia el espectador.

En otras palabras, el televisor es una fuente directa, mientras que el videoproyector no lo es : este factor tiene una gran relevancia ya que, debido a esto, la calidad de imagen entre un televisor y un videoproyector en una habitación con un nivel de luz aceptable será menor. significativamente mayor en el primer caso.

Para obtener los mejores resultados , un proyector requiere una habitación lo más oscura posible y sin otras fuentes de luz.

Si no es posible oscurecer completamente la habitación, es una buena idea elegir un proyector con una intensidad de luz más alta. Este valor está expresado en Ansi Lumen y es uno de los factores fundamentales a verificar al comprar un nuevo dispositivo.

Factor estético y diseño.

Un aspecto nada despreciable se refiere al diseño: la mayoría de los televisores que hay actualmente en el mercado cuentan ahora con un diseño moderno y elegante, capaz de adaptarse a cualquier tipo de estancia y mobiliario.

Sin embargo, las líneas finas ya menudo curvas de los mejores televisores estéticamente no pueden competir con la belleza de una pequeña sala de cine personal con un retroproyector y un panel blanco que atraviesa la pared.

Está claro que para obtener un efecto similar, sin embargo, se requiere una especial atención a los detalles para no dejar cables desnudos que descienden del techo: sin una adecuada gestión de cables, de hecho, se corre el riesgo de obtener el efecto contrario y en este punto , es mejor optar por un televisor simple que cubra todos los cables.

Si, por el contrario, está dispuesto a gastar un poco más para optimizar estéticamente la gestión de cables y elegir una pantalla de proyección mejor diseñada, el resultado seguramente valdrá la pena.

Calidad de video

Como dijimos anteriormente, la calidad de video de un proyector depende en gran medida de qué tan brillante sea la habitación.

Una vez resuelto este problema de iluminación, es el estándar del dispositivo elegido el que marca la diferencia.

Siguiendo la misma lógica que los televisores, incluso los mejores proyectores del mercado tienen diferentes resoluciones y admiten varios formatos de imagen. Para un Home Cinema inigualable, es bueno asegurarse de que el proyector tenga el formato 16:9 entre los disponibles (es decir, el más usado en películas) y una resolución Full HD (1920X1080) o, mejor aún, 4K ( ).

No cabe duda de que, eligiendo un dispositivo de estas características y con una buena reproducción del color, la experiencia de visualización en una pantalla tan grande es capaz de superar con creces la del televisor más caro.

También en este caso, se debe prestar especial atención a los detalles: para una calidad de video óptima, las especificaciones técnicas del proyector por sí solas no son suficientes, pero la tela, la distancia de visualización y la distancia de proyección realmente pueden marcar la diferencia.

rendimiento de audio

Normalmente los televisores llevan un sistema de audio integrado que puede tener más o menos rendimiento según la marca y el modelo.

En cuanto a los proyectores de vídeo, un factor a tener en cuenta es la necesidad de instalar .

Aunque varios modelos de proyectores del mercado ya cuentan con uno o más altavoces en su interior para la reproducción de audio, su calidad suele ser muy baja y muchas veces peor que la de un televisor normal. Una vez instalado el sistema de audio dedicado. No en vano, uno de los mayores costos en la instalación de un sistema de proyección de video se refiere a la reproducción de audio.

Para mejorar el sonido de la tele, puedes comprar , o para los que se entretienen con la tele por la noche quizás unos .

Mantenimiento de cable

Como mencionamos anteriormente, la gestión de cables de un sistema de proyección no es un factor menor. Normalmente un televisor requiere un mínimo de dos cables: el cable de alimentación y el cable de recepción de señal.

En cualquier caso, la gestión de cables es sencilla y suele ahorrar espacio. La cosa cambia cuando nos planteamos un proyector de vídeo: en este caso hay que prever una dificultad mayor ligada a que el dispositivo en la mayoría de los casos va anclado al techo y alejado de enchufes y otros aparatos.

Además, para su correcto funcionamiento se requieren varias conexiones: además de la fuente de alimentación, es necesario diseñar la conexión con el sistema de audio y con un ordenador, decodificador u otro dispositivo de reproducción de contenidos. Por lo tanto, la resolución de este problema requiere no solo cables muy largos sino también una cierta inversión económica.

Para evitar el desorden, una solución podría ser colocar los distintos cables en paralelo y encerrarlos dentro de una cubierta especial fijada a la pared.

Otra posible solución podría ser comprar un videoproyector equipado con WiFi y Bluetooth, últimamente cada vez más populares: esto no eliminará por completo el problema del cableado pero te permitirá tener menos cables en circulación. La elección, como siempre, depende de tus necesidades.

Coste total

Habiendo tratado todos estos aspectos, vayamos al punto principal: ¿cuánto cuesta un proyector? ¿Qué conviene entre TV y proyector?

Antes de nada es bueno precisar que, contrariamente a lo que se pueda pensar, existen en el mercado muchos modelos de proyectores de vídeo que gracias a la creciente difusión tienen un coste bastante bajo, incluso inferior al de muchas Smart TV de última generación.

Sin embargo, para tener un Home Cinema digno del nombre que lleva, hay que tener en cuenta no tanto el precio del dispositivo sino el coste total. De hecho, junto al proyector es necesario combinar un excelente sistema de audio lo que encarece enormemente el precio.

A esto hay que añadir entonces la tela sobre la que proyectar el contenido. Este elemento del total es en realidad la parte más variable y en la que normalmente puedes ahorrar un poco si es necesario: hay láminas extraíbles que cuestan algunas decenas de euros, hasta esferas fijas reales que cuestan cientos de euros.

En los últimos años, además, se han generalizado cada vez más los tintes específicos para paredes, que permiten proyectar correctamente los contenidos sin tener que comprar una lámina especial. Finalmente, se suman los costos por el cableado y por la disposición de los cables.

Resumiendo, el costo total de un sistema completo y de buena calidad puede llegar a duplicar el de los mejores televisores del mercado, pero todo depende de las elecciones personales y de la calidad que se quiera lograr.

Televisor o videoproyector: ¿cuál elegir?

Después de comparar todos los aspectos principales a la hora de elegir entre un televisor y un videoproyector , llegamos a la pregunta fundamental: ¿qué elegir?

En realidad, la respuesta es bastante simple: el mejor televisor del mercado no es capaz de mantenerse al día con un sistema equipado con un proyector de video y construido ad hoc.

Sin embargo, como hemos visto anteriormente, un videoproyector puede presentar toda una serie de inconvenientes o, mejor aún, dificultades que podrían desincentivar su uso.

En resumen, un televisor es la mejor opción si tienes poco espacio disponible y no puedes oscurecer completamente la habitación.

Como hemos dicho, de hecho, estos dos son aspectos fundamentales que marcan la diferencia en la calidad de la visión. En todos los demás casos, el proyector ciertamente puede brindar una mejor experiencia, incluso si es necesario estimar costos más altos.

Más información sobre Televisores y Proyectores

Para explorar más a fondo la elección, estos son los artículos que puede leer:

Artículos extra en TV

Artículos adicionales sobre Proyectores

Créditos de la imagen inicial: Cnet